Las joyas ambientales desconocidas de Bogotá

Publicado el: 31/3/14

JOYAS AMBIENTALES DESCONOCIDAS

parque las Moyas

Se encuentran en la zona rural y son ecosistemas que sobresalen por su importancia ambiental.

Las lagunas de Bocagrande, el páramo de las Moyas, el páramo El Verjón Alto, la reserva El Delirio y el Parque Entre Nubes son cinco de los escenarios naturales más importantes de la ciudad y que quizá usted no conoce.

Por eso, MI ZONA EL TIEMPO recorrió cada uno de ellos para descubrir sus secretos, su fauna y su importancia ambiental. (Vea aquí el especial: Joyas ambientales desconocidas de Bogotá).

Estos lugares fueron escogidos gracias a la información brindada por expertos en el tema como Fundación Cerros de Bogotá, Secretaría Distrital de Ambiente y grupos de caminantes como Amigos de la montaña y Camino Bogotano.

Muchos de estos tesoros están ubicados en la zona rural de Bogotá y algunos hacen parte de la reserva de los cerros orientales, que abarca unos 53 kilómetros.

Están a pocos minutos de la zona urbana de la ciudad y son de fácil acceso, siempre y cuando se contacte con entidades como el Acueducto y la Secretaría de Ambiente, y en algunos casos grupos de caminantes que organizan recorridos.

La fauna y flora de este corredor se caracteriza por su alta biodiversidad, compuesta por bosques alisos, cedrales, lauráceas, encenillales, rodamontes, subpáramos y páramos.

Estas son las cinco joyas que debería conocer

El sitio sagrado de los muiscas: Las Moyas

Las Moyas están compuestas por grandes rocas marinas y continentales. Limitan con el barrio de San Luis, en Chapinero, el páramo de Piedra Ballena y la vereda el Hato, perteneciente a La Calera. Hacen parte del cordón verde del borde la ciudad y de no existir, el nivel de contaminación dentro de la urbe sería mayor. Estas fueron además un centro astronómico muisca y hoy siguen siendo un sitio sagrado.

Contacto : Verdeimpacto@gmail.com

Lagunas de Bocagrande en Sumapaz

A pesar de que las 16 lagunas de Bocagrande, en el páramo de Sumapaz (al suroriente de la capital), conforman la segunda reserva de agua más importante de la ciudad, son pocos los que conocen de su existencia. Se esconden en medio de la neblina, esa que logra helar la piel a más de 3.400 metros de altura y donde la temperatura alcanza apenas los tres grados centígrados.

Para recorridos contactar al Acueducto 3447132

El Delirio, primer fuente hídrica de Bogotá

Esta reserva natural de 1.500 hectáreas está ubicada en la cabecera de la localidad de San Cristóbal. Allí nace el río Fucha, la fuente hídrica que alimentó a la primera planta de agua potable para la ciudad, Vitelma. En este predio se encuentra el páramo de Cruz Verde que alcanza alrededor de los 3.700 metros sobre el nivel del mar.

Para ir consulte la empresa de Acueducto o grupos de caminantes como Camino Bogotano: http://caminobogotano.wordpress.com

La estrella fluvial de El Verjón Alto

Entre los kilómetros 15 y 20 por la vía Choachí, y a 200 metros de la carretera, está el páramo El Verjón Alto. El hogar de la laguna Teusacá –sitio sagrado de los muiscas– del pato silvestre y de la tingua sabanera; está entre los límites de la capital y Cundinamarca. A este se ingresa por el parque ecológico Matarredonda, compuesto por 2 mil hectáreas de bosque altoandino y páramo. Es una estrella fluvial de surtimiento de agua para Cundinamarca y el Distrito. Provee a 4 millones de habitantes.

Puede consultar con el parque: 3106963135

Entre Nubes, gran aula ambiental

Su territorio de más de 600 hectáreas y un perímetro de 30 kilómetros, la convierten en el aula ambiental más grande dentro de la ciudad. Alcanza a cubrir parte de tres localidades: Rafael Uribe, San Cristóbal y Usme.

En su territorio nacen siete quebradas y es el punto de encuentro de tres ecosistemas.

Fuente: http://www.eltiempo.com/

Zona Bogotá DC te invita a visitar los enlaces recomendados, compartir y comentar :