Estudiantes del distrito son Campeones Nacionales de Judo

Publicado el: 14/10/14

Campeones Nacionales de Judo

Campeones Nacionales de Judo

RESEÑA:  El grupo de judocas del colegio Guillermo León Valencia obtuvo 5 de las 14 preseas de oro con las que Bogotá se quedó con el título de campeón en el certamen nacional que se realizó en Bucaramanga, entre el 4 y 5 de octubre.

Yoandris Creachg Delas, un instructor de judo de origen cubano, llegó a Colombia con la ilusión de enseñar a niñas y niños las bondades de este deporte japonés. Lo que no imaginó al llegar al colegio Guillermo León Valencia es que iba a ser el instructor de la que hoy es la mejor escuela de Judo de Bogotá y en la que entrenan varios de los nuevos campeones nacionales.

La historia del club de judo que se gestó en este colegio Distrital de la localidad de Antonio Nariño es un ejemplo de que lo único que necesitan los estudiantes para triunfar es el apoyo incondicional de quienes los forman. 

Todo empezó un año atrás, cuando el rector del colegio se acercó a la Liga de Judo de Bogotá con el ánimo de buscar asesoría para la creación de una escuela de judo para sus estudiantes. Por intermedio de su hijo, quien fue judoca profesional, contactaron a uno de los mejores instructores y así empezó esta historia de éxitos que hoy se ratifica en los resultados obtenidos en los últimos campeonatos.

En el pasado campeonato distrital obtuvieron 14 medallas de oro y ganaron el paso a los nacionales, más el reconocimiento como la mejor escuela de Judo de Bogotá. “Esto era algo que no esperábamos pues las otras 7 escuelas que participaron tenían como mínimo 5 años de formación” cuenta el instructor Yoandris, quien siente satisfacción y orgullo por el progreso alcanzado en tan poco tiempo.

Fueron como novatos y volvieron campeones nacionales


En la ciudad de Bucaramanga fue su primera participación en unos nacionales. Los 14 jóvenes judocas no ocultaron sus nervios en los entrenamientos anteriores al certamen que se realizó en días pasados. Pero esos nervios no fueron obstáculo para ganar 5 medallas de oro, 3 de plata y 3 de bronce en las modalidades individual y por equipos, de las categorías Sub 13 y Sub 15 de esas justas nacionales.

Juan Manuel Sáenz, competidor en la categoría Sub 15, fue uno de los estudiantes que obtuvo el triunfo para Bogotá. Recuerda que los nervios y la ansiedad se fueron en el momento en el que el árbitro dio la orden para empezar. “En ese momento solo pensé en mis movimientos y en mi oponente. Me concentré tanto que no escuchaba el ruido y los gritos de las barras” relata Juan Manuel, resaltando que este es el resultado de la disciplina y entrega que él y sus compañeros han tenido en el último año.

Valentina Castro Narváez es otra de las judocas que ha demostrado mucho talento en este deporte. A pesar de estar recién recuperada de una lesión, obtuvo preseas de plata y bronce en la categoría Sub 15. “Traté de estar muy tranquila y de recordar que no estábamos allí por casualidad, sino como producto de nuestro entrenamiento” recuerda Valentina, quien asegura que el judo le cambió la vida. 

“Antes no tenía buenos reflejos y era muy tímida con las otras personas, pero ahora soy mucho más sociable y siento que estoy haciendo algo productivo” afirma esta estudiante, además de revelar que la práctica del judo en su colegio no solo le dio herramientas para crecer como persona, sino también la oportunidad de construir un fuerte vínculo con sus compañeros y su maestro.

El único secreto del instructor Yoandris para formar a estos jóvenes deportistas es la disciplina constante. Entrenan hasta el cansancio, porque el judo se ha vuelto parte de la vida de los 150 estudiantes que se inscribieron desde que se abrió la escuela en el colegio, en mayo de 2013.

“Entrenamos casi todos los días durante 3 horas, incluso en vacaciones” explica el judoca cubano, y asegura que los únicos días que sus discípulos descansan son en los que se celebran las fiestas navideñas y de fin de año. 

Una disciplina para todos los ámbitos de la vida


Valentina y Juan Manuel cuentan que el judo les ha cambiado la forma de vivir. Antes de ingresar a la escuela del colegio, no habían experimentado la práctica de ningún deporte. Un año y medio después son dos jóvenes que se perfilan para ser deportistas profesionales. 

“El judo me ha traído cambios físicos y psicológicos. Antes sufría de sobrepeso como producto de mi sedentarismo” cuenta Juan Manuel, quien asegura que ha aprendido a valorar su cuerpo comiendo bien y adoptando costumbres más sanas.

Valentina cree que el judo la ha motivado a ser mejor estudiante en cuanto a lo académico. “Mis papás no me dejan entrenar si voy mal en las materias” cuenta la estudiante y revela también que el instructor siempre está pendiente de sus resultados porque una de las condiciones para continuar en la escuela es obtener buenas calificaciones. “Cuando nos va mal en una materia, Yoandris nos llama la atención poniéndonos más ejercicios en los entrenamientos” afirma la estudiante.

Los beneficios que la práctica de este deporte ha traído al colegio son tan significativos, que sus directivas planean ampliar los cupos a todos los estudiantes de primaria para el próximo año. Sobre ello, el rector Guillermo Carrillo asegura que “el judo les ha enseñado a ser autónomos y disciplinados y por eso queremos que la materia de educación física de primaria sea específica en la formación de los estudiantes en este deporte”. 

Por ahora, la escuela de judo seguirá creciendo. Valentina, Juan Manuel y sus demás compañeros continúan entrenando, pues detrás de cada cima superada hay una más alta. Ya tienen dos objetivos claros: los Juegos Intercolegiados Supérate, que inician a mediados de octubre, y el próximo campeonato panamericano de judo, que se realizará el Puerto Rico.

Fuente : IDRD

PLANES RECOMENDADOS PARA HOY...

LUNES 18 DE DICIEMBRE 2017