La alta cocina extiende sus fronteras: 4 Restaurantes distintos

Publicado el: 17/6/14

VARIEDAD GASTRONÓMICA EN BOGOTÁ:


Cuatro restaurantes apuestan por otras zonas de Bogotá distintas a las tradicionales.

Convencidos de que la buena cocina no es exclusiva de la zona G, Usaquén o el Parque de la 93, algunos chefs familiarizados con la alta gastronomía decidieron llevar sus propuestas a otras partes de la ciudad. Estos cuatro lugares tienen en común la preocupación por el uso de ingredientes de calidad. Son restaurantes casuales que se toman en serio las técnicas de cocción, los buenos términos de la carne (en el caso de Cocina Zur), la presentación de sus platos e, incluso, el precio. 

Cocina Zur 

El concepto es sencillo: platos suramericanos en un lugar de ambiente informal. Los chefs Carlos Rojas y Oscar Jaramillo eligieron la zona industrial para su propuesta, que recrea recetas tradicionales de cada país del Cono Sur: el pastel de choclo chileno, el encocado de camarón ecuatoriano y la parrilla argentina (suelen usar carnes colombianas, pero este mes están en temporada especial con carnes traídas de ese país). Acaban de estrenar varios cortes argentinos, además de la milanesa de zapallo, la ensalada de quinua y palta, así como una morcilla argentina. Uno de los éxitos de este establecimiento son sus famosas empanadas (tienen 11 variedades) que se venden a diario desde las 10 de la mañana (y se llevan a domicilio a toda la ciudad si se piden con un día de antelación). 

Carrera 43 n.° 10A-21 Zona Industrial. 
Horario: de lunes a sábado de 10 a. m. a 5 p. m. 
Precios desde $ 15.500 el bife de 200 gr. Empanadas a $ 2.500. 

La Rosticería

La zona del centro internacional, detrás del Museo Nacional, comienza a dar de qué hablar por lo interesante de sus locales. Uno de ellos es La Rosticería, inaugurado en febrero pasado. Esta propuesta gastronómica nació cuando el chef peruano Diego García Vela reformó un antiguo local de ‘corrientazo’ con la intención de convertirlo en un lugar especializado en pollo rostizado. Los pollos de La Rosticería se diferencian por ser más pequeños que los de asadero y por su preparación en caja china -muy popular en el Perú-. El toque especial lo pone el chef, cuando los baña en deliciosas salsas como la de tamarindo, la Pekín (al estilo pato Pekín), una de ostras (su más reciente creación) y una, por estrenar, de guiso colombiano. Muy recomendadas, las papas rústicas y su última incorporación: las alitas. Los pastelitos de Belén con salsa de uchuva son inolvidables. 

Calle 30 n.° 6-73
 Horario: de lunes a sábado de 12 m. a 3:30 p. m. 
Precio: pollo entero $ 25.000 y medio pollo $ 15.000 pesos. 

El Esturión 

Un buen lugar para explorar el parentesco entre el sushi japonés y el ceviche peruano es El Esturión, abierto hace ocho meses en La Esmeralda. Su chef, Camilo Rojas, tiene una hoja de vida que parte de sus estudios en Gato Dumas y pasa por maestrías en cocina peruana y francesa, así como en gerencia de restaurantes en Le Cordon Bleu de Perú. Por eso, cuando le propusieron abrir una pescadería en este local de tres pisos, más bien se inclinó por aplicar sus conocimientos en cocina peruana. En el primer nivel hay una pastelería, salón de onces que pronto integrará el concepto de desayunos (con toque colombiano) y ‘sanguchería’ peruana (a partir de esta semana). En el segundo, está el restaurante con especialidades peruanas, que tiene platos como la mixtura de ceviches y la de causas. En el tercer nivel, más cercano al ambiente de bar, está la barra de sushi, donde se puede conseguir sin impedimento sushi ‘acevichado’, otro éxito de la carta. 

Calle 44 n.° 58-06 
Horario: de domingo a miércoles de 12 m a 5 p. m. Jueves a sábado hasta las 8:30 p. m. 
Platos fuertes desde $ 29.000. 

El Ciervo y el Oso 

Los establecimientos de comida rápida o almuerzos del día ubicados cerca de la Universidad Distrital definían, hasta entonces, el menú en ese sector. Ahora, El Ciervo y el Oso abrió hace un año para variar la oferta. Sus chefs Camilo Ramírez y Marcela Arango incorporaron técnicas modernas (cocina al vacío, por ejemplo) a una propuesta que rescata ingredientes y sabores locales en recetas que le hacen un guiño a la cocina internacional. Así, de la inspiración mexicana de los tacos y los sabores locales cartageneros, sale una entrada como los tacos de posta negra con queso costeño, emulsión de aguacate y chips de plátano con mayonesa de Kola Román 

($ 17.500). Vale la pena pegarse el viaje por este y por otros platos, como el cerdo en chicha y miel de sauco, amén de las papas fritas, con sal de poleo y chile que acompañan. La carta es pequeña, pero los platos son elaborados y bien presentados. 

Carrera 8 n.° 40B-18
Teléfono 570-0218. 
Promedio platos fuertes $ 25.000. 

Liliana Martínez Polo
Cultura y entretenimiento
EL TIEMPO
Via: Vive In